Saltar al contenido

LOS ALCAHUETES DE LA CRISIS CLIMÁTICA

30 septiembre, 2019

Prepara a tus hijos para la acentuación de la crisis climática que se viene, y organízate para la defensa. Sólo una rebelión a escala global podría detener lo que hoy parece inevitable. Mientras tanto, cuídate de los alcahuetes.

¿Qué es un alcahuete?

Se definen como lameculos. Son la cara que sus amos prefieren mantener oculta. Son esclavos que buscan mantener a los demás, esclavos como ellos. Ésas son sus órdenes. Nadie se las ha dicho, pero ellos las saben, y las cumplen a raja tabla. Recuerda, sus órdenes son: mantenerte esclavo: a ti, a tu familia, tu comunidad, a tus hijos, a los hijos de tus hijos. Cuando ya no les sirvas, dejarán que te mueras.

¿Quiénes son los alcahuetes de la crisis climática?

Greta Thunberg. Activista por el enfriamiento global. Foto: CNN.

Hermanos de la selva: ahora ha aparecido una chica gringa llamada Greta Thurnberg advirtiéndonos sobre el calentamiento global.

Alrededor de ella se ha juntado un ejército de alcahuetes. Son ellos los que devastan la selva o cobran de los proyectos de la cooperación internacional para la conservación de los bosques. En cualquiera de los dos casos, ambas cosas no son sino la continuación de un viejo proyecto colonial sobre tu –repítelo – TÚ AMAZONÍA.

Los alcahuetes dicen que a Greta la critican por ser mujer, por ser blanca, por ser europea, por tener Asperger. Nada de eso importa. La única verdad que esta chica ha dicho, tú ya la conocías: el clima está re jodido.

Ellos son los alcahuetes de la crisis climática

¿Qué cosas callan los alcahuetes climáticos?

Que el clima, por decirlo en plata, les llega al pincho. Los ciudadanos del norte global van a salvarse de la crisis ecológica de nivel planetario que ellos mismos provocaron.

Aquí vamos a extinguirnos. Aquí ya sufrimos los estragos del Fenómeno de El Niño: la sequía, los huaycos, las inundaciones, los tornados. Ya los sufrimos. Estos desastres ya nos están matando.

Aquí nos alimentamos de la basura tóxica que algunas empresas que incendian la selva nos venden. Entonces, enfermamos, y enfermos, compramos los medicamentos que sus farmacéuticas nos venden, y así nos mantienen con vida. Enfermos pero con vida. Siempre comprando.

Un minero acurruca tiernamente a su bebé al fondo de uno de los cráteres abiertos por la minería ilegal del oro en la Amazonía. La primera causa de ese apocalipsis ambiental en el Sur fue la crisis financiera del Norte en el 2008. Foto: Rodrigo Abd.

Esto no será todo. Esto recién comienza. Aquí el mar va a inundar una parte de nuestras ciudades. Aquí vamos a morirnos de sed. Si crees que vivir en un barrio pituco podría salvarte, imagina esta situación. Imagina que vives en Miraflores, y se corta el agua indefinidamente en Lima por una serie de huaycos durante el verano. Hay tres millones y medio de personas viviendo en San Juan de Lurigancho. ¿Hacia dónde crees que van a caminar? Si, van a ir hacia las pocas áreas verdes que hay en esta ciudad, y luego, se van a meter a tu edificio y a tu departamento con su bateas y sus baldes, y no vas a poder hacer nada, papá. ¿Sabes por qué? Porque son un huevo, porque ellos conocen a sus vecinos y están organizados. Y, broder, tú no.

Aquí llegaremos al punto en que no aguantaremos más el calor y tengamos que migrar hacia lugares más frescos, más limpios, y miremos hacia el norte. Ya miramos hacia el norte.

Entre que esto sucede (y sucede ahora mismo), allá arriba, han prendido el aire acondicionado, y se bañan con agua filtrada, y luego dan de comer a sus hijos una lechuga hidropónica, tranquilos, porque sus gobiernos han blindado sus fronteras. Ya lo han hecho.

Por eso Trump tenía la idea de construir un muro en la frontera con México. Por eso Europa ha condenado a miles de africanos a la muerte y ha convertido al mar Mediterráneo en una enorme fosa común.

Por cierto, tengo la espernaza de que esto te de una idea de lo pelotudo que te ves cada vez que insultas a un venezolano por la calle.

¿A qué se dedican los alcahuetes?

A qué más. A traicionar. En América Latina, descienden directamente de La Malinche, de Felipillo. Te dicen que la culpa de todo la tienes tú. Y por eso criminalizan y meten a la cárcel a pequeños agricultores, a pequeños mineros, a pequeños extractores forestales, a los verdaderos líderes nativos. Incluso a las mismas víctimas de la esclavitud que dicen que liberan.

CHS–Alternativo y Promsex, dos ONG financiadas por USAID y otras agencias de cooperación están implicadas en la criminalización de las víctimas de trata de personas en la Amazonía peruana. La crisis climática afectará principalmente de un capitalismo que ha llegado a su fase más apocalíptica
CHS–Alternativo y Promsex, dos ONG financiadas por USAID y otras agencias de cooperación están implicadas en la criminalización de las víctimas de trata de personas en la Amazonía peruana. Haz clic en la imagen para más información. Foto Rodrigo Abd.

Si estos alcahuetes hubieran nacido en 1821, no lo dudes, estarían peleando porque América Latina continuara siendo una colonia de España. Ahora trabajan porque sigamos siendo una colonia de los EEUU, China o Europa.

¿A qué le temen los alcahuetes?

Un alcahuete es un policía con instrucción y con plata. Arriba tiene a sus propios amos. Aquí, teme que tú o tus hijos se eduquen, pero sobre todo, se caga de las patas para abajo cuando te organizas.

Con cosas como el Sodalicio lavan el cerebro de los jóvenes y después los ponen a pelar zanahorias con el orto. En las ciudades los contratan como gerentes para sus empresas. En el campo, como promotores rurales para sus proyectos inservibles. Otros, vecinos tuyos, mucho peores, ya los conoces, se dejan comprar por tres mangos.

El caso es que así se ha formado un ejército de alcahuetes. Un ejército de habladores, una horda de pelotudos. Así buscan arrancar de raíz cualquier posibilidad de que tu comunidad actúe.

Sólo tienes que mirar la cara de afectación que ponen en la tele cuando sales a protestar y tomas una carretera y cortas, en aquel pequeño lugar del mundo, el circuito de mercancías que ha conducido al 60% de la vida en este planeta hasta el borde de la extinción. Ahí, en ese momento, con las piedras y las llantas quemándose sobre el asfalto, siempre, pero cuando digo siempre, es que es siempre, los alcahuetes te hablarán de la ley.

La abogada Rosa María Palacios tuvo una lamentable participación en el conflicto entre la empresa minera Las Bambas y las comunidades campesinas alrededor de su área de influencia. Luego ella misma confesó que Las Bambas le había pagado un viaje a Australia. Su marido, Alberto Varillas, es miembro del directorio de la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo. Haz clic en la imagen para leer la historia completa.

Las leyes que ellos escribieron sin preguntarte nada. Y después enviarán a sus perros a que te saquen la entreputa, o te maten.

Dime: ¿a qué le temen los perros?

A que no les tengas miedo.

¿Qué hacer con los alcahuetes climáticos?

La tierra devastada que pisas, el agua contaminada que tomas, el aire sucio que respiras, los vegetales tóxicos por los pesticidas que le das de comer a tus hijos, no son del Perú, no son de Colombia, no son de Brasil ni de México. No son de ningún país. Son de las plantas y de los animales, son de la vida. Son tuyos también. Así, jodidos y todo, cuídalos. Hechos mierda como están ahorita, es lo mejor que podrías heredar a tu descendencia.

Que no te vendan el floro de que la selva es patrimonio de la humanidad.

Harrison Ford donará 18 millones de euros para paliar la deforestación del Amazonas. Plata que irá a parar a los bolsillos de burócratas dorados que si mueven un dedo es solo para rascarse el aníbal. Con 18 palos verdes, ¿no sería mejor demandar por genocidio y ecocidio a NTR-Metals, a Italpreciozi, a Elemetal, a PAMP, compañías de EEUU, Italia, Suiza, Reino Unido, que mandaban gente a la selva a comprar el oro ilegal y devastaron la selva?

Dime: ¿qué mierda es la humanidad? La humanidad son ellos. Y tú, para ellos, no eres humano. Eres una bestia de carga.

Hermana: si quieres salvarte, haz todo lo contrario de lo que te digan los alcahuetes. Haz justo lo que los aterra.

Preparen a sus hijos para un peor escenario climático. Edúquenlos para que vivan libres, enséñenles a cultivar, a pescar, a cazar, a defenderse, y como no, jueguen con ellos, cuéntenles historias. Estamos hechos de historias.

Mientras lo hacen, organicen a su comunidad para la defensa. Que se les meta bien esta frase en la cabeza: gratis no les va a salir, la concha de su madre. Porque no tengas dudas de esto: en el escenario más optimista, con el clima lo que se viene es una guerra. En el peor, será una masacre.

Ya es una masacre.

Anarquía